miércoles, 20 de marzo de 2019

ENCONTRADA MUERTA EN ZARAGOZA, UN ÁGUILA PERDICERA LIBERADA EN NAVARRA EN EL MARCO DEL PROYECTO "AQUILA a-LIFE"

"Imperioso", una de las cinco águilas perdiceras (Aquila fasciata) liberadas en Cáseda (Navarra) en 2018, dentro de las sueltas previstas por el proyecto AQUILA a-LIFE, fue hallado muerto el pasado 26 de febrero en Épila (Zaragoza). El ave fue recogida en una balsa por APNs del Gobierno de Aragón, por lo que se supone que ha sido una muerte por ahogamiento, aunque se está pendiente del resultado de la necropsia.

Conviene recordar que la tasa de supervivencia de las águilas perdiceras jóvenes es muy baja, por lo que muchos de los ejemplares liberados no llegan a sobrevivir hasta alcanzar la edad adulta. Además de "Imperioso", de los cinco pollos liberados el año pasado en Cáseda por ÁQUILA a-LIFE [https://goo.gl/NkdoXh], a primeros de diciembre de 2018 se confirmaba la muerte de "Ermitaño" en la provincia de Toledo a causa de un disparo [https://goo.gl/pU4zZw]. A finales del mismo mes se constataba la muerte en la provincia de Lleida, por electrocución, de "Zoiletilla".

Con la muerte de "Imperioso" se confirma que estanques de riego y balsas ganaderas son una amenaza mortal para las águilas perdiceras y para la fauna en general. El Gobierno de Navarra está realizando acciones de estudio y de modificación de balsas que permitan la salida de fauna salvaje de las mismas.

Un Agente para la Protección de la Naturaleza,
sujeta el cadáver del águila perdicera "Imperioso"
Épila (Zaragoza); 26/02/19
Fotografía: APNs Gobierno de Aragón
Los responsables del proyecto agradecen al Gobierno de Aragón la celeridad mostrada en la búsqueda del animal tanto en este como en otros episodios de muerte de fauna salvaje protegida, destacando siempre su buena disposición y su voluntad de colaboración.

Las causas de estas tres muertes de las águilas perdiceras liberadas en Navarra refrendan la necesidad de seguir luchando para minimizar estas amenazas, que afectan también a otras muchas especies.

El proyecto AQUILA a-LIFE (LIFE16 NAT/ES/000235), financiado por la Unión Europea, quiere contribuir a aumentar la extensión de la presencia del águila perdicera en el Mediterráneo occidental e invertir su tendencia poblacional regresiva, para ayudar a la restauración de los ecosistemas donde habitaba antaño la especie. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazas actuales para la especie con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones.

Operativo hasta 2022, este proyecto está coordinado por GREFA y también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario