sábado, 21 de diciembre de 2019

SEGUNDO DATO DE ESCRIBANO PIGMEO PARA EL AÑO 2019 (SEXTO REGISTRO ARAGONÉS)

Tras la observación de un ejemplar de escribano pigmeo (Emberiza pusilla) que tuvo lugar a comienzos de enero del presente año en la localidad zaragozana de Quinto -excelentemente documentada gracias a las magníficas imágenes que su autor pudo obtener Ver entrada- hemos tenido conocimiento de un nuevo dato de esta especie correspondiente a otro individuo que fue capturado recientemente con fines de anillamiento en la R. N. de los Sotos y Galachos del Ebro (com. Aitor Mora).

Escribano pigmeo (Emberiza pusilla) juvenil
Capturado para anillamiento en Zaragoza
Culmen muy recto (convexo en el palustre)
Galacho de La Alfranca; 26/10/19
Fotografía: Javier Lucientes
La captura fue realizada por el anillador zaragozano Javier Lucientes y se refiere a un ave juvenil trampeada en el Galacho de la Alfranca el pasado día 26 de octubre. Los datos biométricos señalan una longitud de ala de 73,5 mm. y un peso de 14,60 gramos. Con esta, son al menos seis las diferentes ocasiones en que el escribano pigmeo ha sido registrado en la región (cuatro de ellas correspondientes a ejemplares capturados para anillamiento) Ver todas las entradas.

Las observaciones recopiladas en Aragón se reparten entre los meses de octubre (n=1), noviembre (n=2), diciembre (n=1) y enero (n=2), y el registro del ave marcada en La Alfranca por Javier supone el séptimo dato recogido para la Península Ibérica durante el transcurso del presente otoño 2019 (P. N. Cap de Creus-Girona, La Línea de la Concepción-Cádiz, Delta del Llobregat-Barcelona, Malpica-A Coruña, Sintra-Portugal y Ribatejo-Portugal; extraído de Reservoir Birds). 

Alberto Bueno Mir
Administrador Blog AODA

lunes, 16 de diciembre de 2019

NUEVAS OBSERVACIONES DE ESPECIES INTRODUCIDAS O DE ORIGEN EXÓTICO

Durante el transcurso de los meses de noviembre y diciembre se han obtenido nuevas citas de dos de las especies introducidas con  origen doméstico (faisán vulgar y cisne vulgar), que mantienen algunos núcleos reproductores estables en nuestra región.

Este sería el caso del macho de faisán vulgar (Phasianus colchicus) perteneciente a la subespecie torquatus, que fue observado el pasado 17 de noviembre por Alberto Bueno en la ribera del Cinca a su paso por la localidad de Santa Lecina (Huesca).

La presencia del faisán en el Valle Medio y Bajo del río Cinca ha sido continuada desde el año 2000, tras el masivo escape acontecido en una granja situada en el municipio ribereño de Albalate de Cinca, habiéndose expandido aguas abajo hasta superar incluso los límites del término bajocinqueño de Fraga Ver última entrada de la especie en el Blog.

Dos cisnes vulgares en Valdespartera (Zaragoza)
Aves de procedencia doméstica
15 de diciembre de 2019
Fotografía: Daniel Enfedaque
Por otra parte, el cisne vulgar (Cygnus olor) mantiene desde hace años una población destacada de origen doméstico y con cría regular en el Aiguabarreig de Mequinenza, pero también se ha reproducido puntualmente en otros pequeños núcleos -escasas parejas- como consecuencia de la suelta ocasional de ejemplares domésticos Ver entrada.

En el entorno del río Ebro a su paso por la capital aragonesa, es frecuente encontrar algunos ejemplares aparentemente naturalizados de esta última especie, caso de las dos aves fotografiadas ayer mismo por Daniel Enfedaque en los lagos del recinto ferial de Valdespartera (com. WhatsApp BIRDING ARAGON).

No obstante, son varios los registros recopilados en otros humedales aragoneses y se destacan especialmente los correspondientes a pequeños grupos observados en la comarca de Las Cinco Villas Ver entrada, con un último y reciente dato de un ejemplar aislado visto el pasado 23 de noviembre en la estanca de Castiliscar (com. Daniel Cazo en WhatsApp BIRDING ARAGON).

Inseparable de Namibia (Agapornis roseicollis)
Perteneciente al grupo de mutaciones "turquesa" 
Parque de Los Fueros (Teruel); 13/12/19
Fotografía: Pablo Moya
En lo referente a los habituales escapes de aves de jaula, mayoritariamente mascotas de procedencia exótica, cabe reseñar una nueva cita de un ejemplar de Inseparable de Namibia (Agapornis roseicollis) que pudo ser fotografiado el pasado viernes día 13 por Pablo Moya en el Parque de Los Fueros de la capital turolense. De acuerdo con los comentarios aportados por el autor, este individuo está presente en la zona desde al menos el mes de septiembre.

Su plumaje resulta algo inusual para un A. roseicollis "ancestral" y muy seguramente se corresponde con una de las múltiples mutaciones obtenidas en cautividad, probablemente recesiva (en la que ambos progenitores ya son portadores de la mutación) y del grupo de las denominadas "turquesa" (cuerpo casi azul en contraste con las alas que son más turquesas y/o con tonalidades verdes, además de presentar cabeza y pecho blanquecinos).

NOTA DEL COMITÉ EDITORIAL:

Tras la edición del presente post Carlos Perallón nos ha comunicado la observación a finales del pasado verano de otros dos machos y una hembra de faisán vulgar en la zona de La Vispesa (t.m. de Tamarite de Litera-Huesca), probablemente provenientes de alguna suelta con fines cinegéticos que tuvo lugar en áreas cercanas.

Posteriormente y ya en la primavera del año 2020, se han recopilado dos nuevas citas de Inseparables escapados de cautividad en plena ciudad de Zaragoza. 

La primera correspondiente a un ave vista el 21 de abril por Clara Domínguez en una céntrica calle de capital aragonesa (Vía Hispanidad), y la segunda referida a otro ejemplar observado por Héctor Pinilla en la barriada de Ciudad Jardín para el día 25 del mismo mes (com. H. Pinilla; en WhatsApp BIRDING ARAGON).


Inseparable de Namibia (A. roseicollis)
Ejemplar con plumaje predominantemente amarillo
Vía Hispanidad (Zaragoza); 21/04/20
Fotografía: Clara Domínguez
Aunque resulta complicado determinar con exactitud la especie concreta (al tratarse ambos de variedades con predominante plumaje amarillo "lutina"), es probable que estos dos pájaros -que presentaban rasgos diferenciales entre ellos y por tanto son aves diferentes- pertenezcan al taxón roseicollis (Inseparable de Namibia).

A estas observaciones hay que añadir la comunicada por Alfonso Escabosa, referida a otro escape de origen doméstico: un ejemplar de cacatúa ninfa (Nymphicus hollandicus) volando por el centro de la ciudad de Teruel el 29 de abril de 2020 (com. en FB ORNIARAGON).

BONITO ESTORNINO PINTO LEUCÍSTICO EN TERUEL

Ayer domingo 15 de diciembre Miguel Ángel Martín pudo obtener la siguiente fotografía que reproducimos más abajo, correspondiente a un singular ejemplar de estornino pinto (Sturnus vulgaris) que presenta evidentes rasgos leucísticos y que se encontraba alimentándose en los terrenos del VRSU de Valdecebro (Teruel).

Estornino pinto (Sturnus vulgaris) leucístico
VRSU de Valdecebro (Teruel); 15/12/19
Fotografía: Miguel Ángel Martín

jueves, 12 de diciembre de 2019

GAVIOTA DE DELAWARE EN LOS DEPÓSITOS DE CASABLANCA (ZARAGOZA)

En la tarde de ayer día 11 de diciembre y realizando labores de seguimiento de las gaviotas que ocupan como dormidero los depósitos de agua del zaragozano barrio de Casablanca, varios observadores pudieron registrar y fotografiar un ejemplar primer invierno de gaviota de Delaware (Larus delawarensis) que supone la segunda cita en la región de esta especie de origen norteamericano (com. Luis Gracia, Javier Train y otros; en WhatsApp BIRDING ARAGON).

Gaviota de Delaware (Larus delawarensis)
Ejemplar en plumaje de primer invierno
Depósitos de Casablanca (Zaragoza)
11 de diciembre de 2019
Fotografía: Luis Gracia
Con la finalidad de nutrir de agua de boca a la capital aragonesa (proveniente del embalse de La Loteta y el pantano de Yesa), los depósitos de Casablanca se encuentran integrados en una gran zona verde urbana junto al Canal Imperial y el Anillo Verde de Zaragoza, donde se ubica además un lago de recreo abastecido con las aguas del referido canal.

Visitada frecuentemente por ornitólogos zaragozanos, esta zona se ha convertido en dormidero habitual de buena parte de las abundantes gaviotas que durante el invierno utilizan el corredor del Valle del Ebro para desplazarse a sus lugares de alimentación (principalmente vertederos urbanos), habiéndose registrado hasta la fecha un total de 13 diferentes especies que incluyen a las primeras citas aragonesas de gaviota de Bonaparte Ver entrada y gaviota groenlandesa Ver entrada

La única referencia anterior de la presencia de Larus delawarensis en Aragón, se corresponde con un ejemplar adulto en plumaje de invierno que fue visto en la Salada Jabonera de Alcañiz (Teruel) a finales de diciembre de 2003 Ver entrada, aunque dicha observación no fue remitida para su consideración al CR de SEO/BirdLife y por tanto el dato no figura recogido como registro homologado.

Gaviota de Delaware (Larus delawarensis)
Segunda cita para la región aragonesa
Depósitos de Casablanca (Zaragoza)
11 de diciembre de 2019
Fotografía: Javier Train
Si bien en España se dispone de un buen número de observaciones oficialmente homologadas, predominantemente referidas a ejemplares de primer invierno y concentradas entre los meses de noviembre a abril, estas se localizan mayoritariamente en zonas costeras del norte (sobre todo Asturias y Galicia) y su presencia en el interior está considerada del todo excepcional.

A lo largo del presente otoño-invierno y en nuestro país, tan sólo se conocen tres registros previos correspondientes a un ave adulta observada varias veces en Getxo (Vizcaya) desde finales del pasado mes de noviembre y que acumula siete inviernos consecutivos de presencia continuada en esa zona (Ó. Carazo y J. C. Diéguez; en Reservoir Birds), otro adulto visto en el Parque de Ferrera-Avilés (Asturias) para el 30 de noviembre (J. A. García; en Reservoir Birds) y un tercer ejemplar de 2º inv. localizado ayer mismo en la piscifactoría de Lires-Muxía/Cée (A Coruña) por F. Pereiras (com. en Reservoir Birds).

De tamaño generalmente algo más grande que la similar gaviota cana (Larus canus), posee un pico más fuerte con una gruesa banda transversal negra y los adultos suelen mostrar el dorso de un color gris claro más pálido que el de esta especie. En el caso de los ejemplares de primer invierno como el observado en Casablanca, la diferenciación con la gaviota cana puede ser complicada y es necesario atender a otros diferentes caracteres para procurar una correcta identificación.

Gaviota de Delaware (L. delawarensis) en Zaragoza
Similar a L. canus en su plumaje de 1er. invierno
Pico más robusto y curvado en la mandíbula superior
Las secundarias conforman una llamativa banda oscura
11 de diciembre de 2019
Fotografía: Luis Gracia 
Además de presentar la base del pico de un tono rosáceo que normalmente se muestra más verdoso o teñido de gris en la gaviota cana, este aparenta ser bastante robusto y curvado en su mandíbula superior (más fino y apuntado en la gaviota cana) y las excelentes fotografías obtenidas del ave en vuelo, permiten apreciar algunos otros detalles de su plumaje que son más propios de L. delawarensis.

Este sería el caso de las plumas axilares y las grandes coberteras, que vistas por debajo se muestran con puntas oscuras más estrechas que las de L. canus, conformando en su conjunto una apariencia clara que contrasta llamativamente con la oscura banda que conforman las secundarias.

Gaviota de Delaware (L. delawarensis) en Zaragoza
Aspecto en vuelo de su manto y partes superiores
11 de diciembre de 2019
Fotografía: Luis Gracia
Vistas desde arriba y a diferencia de las canas, las gaviotas de Delaware que mudan en su ciclo postjuvenil al plumaje de primer invierno reemplazan las grandes coberteras por plumas de segunda generación de aspecto adulto, mostrando entonces parte de sus alas de tonalidad similar al manto. En el caso de L. canus, las coberteras de primera generación se van desluciendo a medida que avanza el invierno y aun que pueden parecer pálidas, nunca llegan a ser del mismo color que el manto.

Otro rasgo de interés a tener en cuenta, es la llamativa "ventana" clara a modo de panel que se aprecia en las alas de L. delawarensis y que está conformada por parte de las secundarias más externas (que reducen gradualmente la extensión de la mancha oscura en sus puntas a partir de la S5) y las primarias más internas que parecen traslúcidas, y que en el caso de L. canus no suele mostrarse habitualmente de forma tan evidente. 

Gaviota de Delaware (L. delawarensis) de 1er. invierno
Registrada en Casablanca (Zaragoza); 11/12/19
Difícil de diferenciar de la similar gaviota cana
Se requieren observaciones muy detalladas
Fotografía: Javier Train
No obstante, todas estas características y algunas otras referidas al patrón de la cola y/o al diseño de las terciarias en las aves de primer invierno, así como la extensión del moteado de cabeza y partes inferiores, resultan muy difíciles de apreciar en el campo y en muchas ocasiones pueden ser variables entre los diferentes individuos de ambas especies.

Gaviota de Delaware de primer invierno en Zaragoza
Relocalizada nuevamente el 12 de diciembre
Apréciese la tonalidad rosácea de la base del pico
Fotografía: Luis Gracia
En la jornada de hoy jueves día 12, este ejemplar ha podido ser nuevamente relocalizado en la misma zona (ver fotografía más arriba). Agradecer a los autores de las magníficas imágenes, su remisión para ser editadas en el presente post.

NOTA DEL ADMINISTRADOR DEL BLOG:

Con posterioridad y en la jornada del viernes 13, ha podido ser fotografiada de nuevo en los depósitos de Casablanca: "ha entrado a las 16:20h. y tras un breve baño, ha emprendido el vuelo perdiéndose en dirección Oeste para regresar a dormir junto a un nutrido bando de reidoras y ya sin apenas luz" (com. Javier Ruiz en FB ORNIARAGON).

Gaviota de Delaware; ejemplar de 1er. invierno
Apréciese la extensión clara hacia las secundarias
Tras la S5 la banda oscura se reduce gradualmente
Depósitos de Casablanca (Zaragoza); 13/12/19
Fotografía: Javier Ruiz Alba
Posibles nuevos controles de este individuo, serán añadidos en el apartado de comentarios suscritos a esta entrada.

Alberto Bueno Mir
Administrador Blog AODA

lunes, 2 de diciembre de 2019

AGUILUCHO PAPIALBO: 45 OBSERVACIONES RECOPILADAS EN ARAGÓN

El pasado día 25 de noviembre José Liarte observó y fotografió un ejemplar juvenil de aguilucho papialbo (Circus macrourus) en la R. N. de la Laguna de Gallocanta, que supone el séptimo registro para esta zona y que eleva a 45 la cifra de diferentes observaciones recogidas para la región aragonesa Ver todas las entradas.

Aguilucho papialbo (Circus macrourus) juvenil
Séptima cita de la especie para Gallocanta
25 de noviembre de 2019
Fotografía: José Liarte
En la instantánea obtenida y entre otras características, puede apreciarse el visible collar pálido que parece rodear toda la cabeza y la prominente mancha oscura de la parte posterior del cuello, acabada en cuña y con apariencia no tan rectangular como la que suelen mostrar los juveniles de aguilucho cenizo (Circus pygargus).

Abundando en los detalles del patrón de su cabeza, la extensión del blanco alrededor del ojo no resulta tan evidente como en este último. Si a esto añadimos la llamativa mancha oscura de la parte posterior del ojo, que alcanza prácticamente la mandíbula inferior del pico, su cara muestra una expresión algo sombría en comparación con el rostro de apariencia más "suave" del aguilucho cenizo juvenil.

NOTA DEL ADMINISTRADOR DEL BLOG:

Con posterioridad a la edición de este post, hemos conocido cuatro nuevas observaciones de la especie en territorio aragonés.

Dos de ellas se corresponden con sendos ejemplares (una hembra de primer invierno el día 11 de diciembre y un macho adulto el 29 de diciembre) registrados por Manuel Galán en los regadíos del monte de Quinto (Zaragoza), zona que ya acumula varias observaciones previas en pleno periodo invernal y que señalan a la presencia continuada de un mismo individuo adulto durante al menos cinco inviernos consecutivos Ver entrada.

Aguilucho papialbo (Circus macrourus) hembra juvenil
Regadíos del monte de Quinto (Zaragoza)
Zona con varias observaciones invernales
11 de diciembre de 2019
Fotografía: Manuel Galán
La tercera se refiere a otro ejemplar juvenil, visto y fotografiado en los Llanos de Caudé a pocos kilómetros de la capital turolense y que fue registrado el pasado día 15 de diciembre (com. José A. Beneito en FB ORNIARAGON).

Aguilucho papialbo juvenil
Llanos de Caudé (Teruel)
15 de diciembre de 2019
Fotografía: José A. Beneito
Por último, este mismo autor ha registrado otro ejemplar juvenil que entraba a dormidero en la laguna turolense del Cañizar en la tarde del día 7 de enero de 2020 (com. José A. Beneito; en FB ORNIARAGON). Con éstas, son ya al menos 49 el número de observaciones recopiladas para la especie en la región aragonesa. 

Alberto Bueno Mir
Administrador Blog AODA

martes, 26 de noviembre de 2019

PRÓXIMA CHARLA EN ZARAGOZA SOBRE AVES RAPACES

La Asociación Veterinaria para la Atención de la Fauna Exótica y Salvaje AVAFES, vinculada a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, organiza para el próximo día 3 de diciembre una charla sobre la biología de las rapaces y su etología, que será impartida por el educador ambiental Javier Fernández Tena.


Este evento tendrá lugar a las 19:00h. en el Aula de Grados de la Facultad de Veterinaria de la capital aragonesa (Calle Miguel Servet nº-177) y la asistencia es totalmente gratuita.

sábado, 23 de noviembre de 2019

QUINTA CITA EN ARAGÓN DE ESCRIBANO NIVAL

El pasado jueves día 21 los APNs del Gobierno de Aragón R. Vidaller y A. Escribano, observaron un macho adulto de escribano nival (Plectrophenax nivalis) mientras realizaban labores de control de un aprovechamiento de leñas para usos domésticos en una finca privada del término municipal de Caldearenas (Huesca).

De acuerdo con el comentario de los autores, este ejemplar en plumaje de invierno se mostraba muy confiado y estaba integrado en un bando de pinzones vulgares y otros fringílidos, que se alimentaban ávidamente en el entorno del camino de acceso a la denominada Pardina de Vizcarra.

La referida finca está destinada a fines de uso agroganadero y se sitúa a unos 700 metros de altitud en un entorno de robledales salpicados de pinos, hallándose vallada y con acceso totalmente restringido al paso de personas y vehículos.

El ave pudo ser vista a escasa distancia tanto posada como en vuelo, y aunque los observadores no disponían de equipo fotográfico pudieron tomar varios apuntes con los que elaborar el magnífico dibujo que reproducimos en este post. En la jornada del día siguiente, el escribano ya no pudo ser relocalizado.

Dibujo realizado por Rafael Vidaller
APNs Gobierno de Aragón
Se trata del quinto registro recopilado para la región aragonesa, tras los obtenidos en enero de 1999 (Escalona) y noviembre de 2001 (Cajigar) Ver entrada,  diciembre de 2015 (Hecho) Ver entrada y febrero de 2018 (El Portalet-Sallent de Gállego) Ver entrada, todos ellos correspondientes a individuos aislados y localizados en la provincia de Huesca (Pirineo-Sierras Exteriores).

Especie muy norteña de distribución circumpolar, su hábitat de reproducción se sitúa en páramos y montañas desarboladas de la tundra ártica. Se reconocen cuatro subespecies, las cuales difieren levemente en el patrón del plumaje de los machos en época de reproducción (Byers, C. et al. 1995): P. n. nivalis (Ártico europeo y norteamericano), P. n. insulae (Islandia, Islas Feroe y Escocia -Cairngorms-), P. n. vlasowae (norte de Asia) y P. n. townsendi (Islas Aleutianas, Kamchatka y extremo oriental de Siberia).

En la Península Ibérica está considerado como un invernante escaso y más o menos regular, fundamentalmente en las costas cántabro-galaicas (playas dunares y matorrales costeros) y en menor medida Andalucía y el litoral mediterráneo.

Mucho más excepcionales son los datos obtenidos en algunas zonas de montaña del interior peninsular (Asturias, País Vasco, Navarra, La Rioja, Pirineo Oriental, Castilla y León, Sierra de Guadarrama) e incluso se conocen varias citas en Castilla-La Mancha, Extremadura y en las comarcas lleidetanas de Las Garrigas y La Noguera (extraído de Reservoir Birds).

Fuentes bibliográficas:

.- Byers, C., Olsson, U., & Curson, J. (1995). Buntings and Sparrows. Pica Press.

viernes, 22 de noviembre de 2019

EL AVETORO COMÚN EN ARAGÓN

En el Libro Rojo de las Aves de España (Madroño, A. et al. 2004) el avetoro común (Botaurus stellaris) se encuentra catalogado como "en peligro crítico de extinción", categoría similar a la que la especie figura asignada en el Catálogo Aragonés de Especies Amenazadas C.AA.EE. y que por tanto obliga al Gobierno de Aragón, al establecimiento de un Plan de Recuperación que todavía no ha sido redactado.

En nuestro país se reproduce de forma muy escasa la subespecie stellaris que ocupa el Paleártico, con una población muy fragmentada y dispersa. Esta garza es residente en España, al parecer con dispersiones que se producen una vez terminado el periodo de cría y con aumentos poblaciones invernales debido a la llegada de aves procedentes de norte de Europa (SEO/BirdLife).

Avetoro común (Botaurus stellaris)
Laguna de Sariñena (Huesca); 03/03/08
Fotografía: José Luis Beamonte
A finales de la década de los 90 su población reproductora en la Península Ibérica fue estimada en no más de 25 machos territoriales (Bertolero, A. y Soto-Largo, E. 2003), situándose la principal población -entre 12 y 17 machos- en la zona media del Valle del Ebro (Soto-Largo, E. 2002) tras su disminución y/o extinción durante el transcurso de esa década en otras áreas ibéricas donde la especie había nidificado con anterioridad (Bajo Guadalquivir, centro de España,  Aiguamolls de l´Empordà, Delta del Ebro y Comunidad Valenciana).

A partir de comienzos del presente siglo la evolución de sus núcleos reproductores en España ha sido bastante irregular e incluso se ha apreciado un cierto aumento de sus efectivos, con una cifra de al menos 40 territorios estimados a comienzos de la presente década, gracias sobre todo a la recolonización acontecida en el entorno de Doñana donde se detectaron 26 territorios en el año 2011 y al mantenimiento de la población navarro-aragonesa que se estimó en nueve territorios para esa misma temporada (Garrido, J. R. et al. 2012).


.- Presencia histórica en el Valle del Ebro:

De acuerdo con los datos ofrecidos por diversos autores, la evolución histórica de la especie en el Valle Medio del Ebro señala que hasta mediados del siglo XX, el avetoro estaba ampliamente distribuido por el tramo medio del río Ebro y sus afluentes (entre Tudela y la Comunidad Foral de Navarra y Caspe en Aragón), con una población de unas 40-60 parejas que habría ocupado unas 2000 has. de lagunas, galachos y zonas bajas de inundación con vegetación palustre (Urdiales, C. 1992).

A partir de entonces habría seguido la misma tendencia regresiva apreciada en el resto de su área de distribución peninsular, hasta las 15-20 parejas estimadas en 1976, y 12-15 pp. hacia 1980. A comienzos de la década de 1990 su situación habría sido extremadamente crítica, con una población mínima estimada en 2-3 parejas en tan solo tres localidades: Estanca de Escorón y Barranco de La Clamor de Monzón en Aragón, y embalse de Las Cañas en Navarra, desapareciendo las poblaciones de La Rioja y del interior de Cataluña (Lérida) (De Juana, E. 1990; Urdiales, C. 1992).

Estanca de Escorón en la comarca de Las Cinco Villas
Humedal donde se reproduce el avetoro común
Presencia regular de la especie en las tres últimas décadas
Tal y como se ha referido al inicio de esta nota, y coincidiendo con un ciclo hidrológico muy favorable en el conjunto de la Península, será a partir de los años 1994-1995 cuando su población en el Valle Medio del Ebro comienza a recuperarse (entre 12 y 17 machos territoriales), con un núcleo principal de 6-9 machos localizados de forma dispersa en pequeños embalses y balsas de la comarca de Las Cinco Villas (Zaragoza) y Bardenas Reales (Navarra), y otros más pequeños situados en las lagunas de Pitillas (Navarra) y Sariñena (Huesca) (Lekuona, J. M. et al. 2017), localidad esta última donde ya fueron detectados individuos aislados en los años 1991 y 1992 (com. J.M. Sánchez, L. Lorente y R. Muñoz).


.- Evolución reciente de su población en Aragón:

En el artículo dedicado al análisis y evolución de su población en la región aragonesa, editado en el Vol. VIII del AODA (Lekuona, J. M. et al. 2017) Ver enlace, y gracias a los trabajos de seguimiento auspiciados por la Diputación General de Aragón y el Gobierno de Navarra que tuvieron lugar entre los años 2003 y 2015, se presentan de forma pormenorizada los resultados obtenidos durante ese periodo en los dos principales núcleos de cría aragoneses (Cinco Villas y Laguna de Sariñena), además de mencionar la presencia puntual de la especie en la laguna turolense del Cañizar.

Un ejemplar de avetoro volando sobre un carrizal
Laguna de Dos Reinos (Navarra/Aragón)
La especie inverna allí regularmente en años recientes
14 de enero de 2016
Fotografía: Jesús Mari Lekuona
En los humedales de Las Cinco Villas el número de machos censados se mantuvo muy bajo, oscilando entre 2 y 4 entre 2001 y 2007, y estimándose un máximo de 9 machos en los años 2009 y 2010 (Lekuona, J. M. et al. 2017). Entre los años 2011-2015 las cifras no dejaron de disminuir y en el periodo reproductivo únicamente se detectaron algunos avetoros en la Estanca de Escorón, con hasta 3 ejemplares en 2013 (AODA Vol. VIII) y 2015 (Lekuona, J. M. et al. 2017).

No obstante, también fueron registrados varios individuos aislados en pleno periodo invernal (AODA Vols. VIII y IX -en edición-) fundamentalmente repartidos por arrozales y regadíos de Ejea de los Caballeros (ene. y nov. 2012), Plano de Buena Vista (dic. 2013), Erla (feb. 2012), laguna de Dos Reinos (nov. 2012 y 2013 -com. H. Sarasa-, dic. 2012, dic. 2013, ene. 2014 y ene. 2015) y lagunazo del Moncayuelo en Pinsoro (ene. y feb. 2012, dic. 2013).

A partir de 2016 y hasta la fecha, destacan los registros obtenidos nuevamente en primavera para la Estanca de Escorón (con un máximo de 2 machos y una hembra a finales de abril 2016) y también en zonas de arrozales (com. Aitor Mora), así como varios datos de ejemplares aislados presentes en Escorón durante los meses de enero, febrero y diciembre 2017 (AODA Vol. IX -en edición-) y también febrero 2018 (com. J. Ruiz y S. Lois en FB ORNIARAGON), además de otro individuo que fue fotografiado en arrozales de Ejea a finales de octubre de 2017 (com. D. Blaj en FB ORNIARAGON) y varias citas regulares de aves invernando en Dos Reinos durante el transcurso de las dos últimas temporadas (com. J. M. Lekuona).

Actuaciones de mejora del hábitat en la laguna de Sariñena
Llevadas a cabo por el GA en marzo 2012; Leer noticia
Localidad que llegó a albergar la mayor población ibérica
Fotografía: Gobierno de Aragón
En el caso de la Laguna de Sariñena y debido a la extensión de la masa de carrizos, los autores del estudio referido destacan la complejidad que supuso el desarrollo de censos adecuados, teniendo que recurrir a la aplicación simultánea de varios puntos de escucha previamente determinados, métodos de triangulación e incluso la obtención de grabaciones de cantos de los diferentes machos para tratar de individualizar a cada uno de ellos (Lekuona, J. M. et al. 2017).

Los resultados indicaron que desde el pico observado en 2004, con 22 machos, se produjo una tendencia regresiva iniciada mucho antes que la de la población de Las Cinco Villas y también de la observada en el núcleo navarro de Las Bardenas. Así, entre abril y mayo de 2010 se censaron en Sariñena un máximo de 5 machos, cifra que probablemente continuó en descenso, ya que entre octubre y diciembre de 2011 únicamente se llegaron a censar un máximo de 3 individuos.

En los años siguientes la presencia del avetoro en Sariñena ha continuado siendo regular, aunque siempre de forma escasa y con ausencia de datos concretos de reproducción. Individuos aislados han sido registrados durante todos los inviernos entre 2011 y 2016, y también febrero de 2019, mientras que en primavera se han obtenido datos repartidos por los meses de abril a junio del periodo 2015-2018, estimándose la posible existencia de dos territorios en el año 2017 (AODA Vols. VIII y IX -en edición-; com. Aitor Mora).


.- Análisis de los datos recopilados durante las tres últimas décadas:

En el conjunto de la región aragonesa y durante el transcurso de los últimos 30 años (Aves de Aragón Atlas de Especies Nidificantes 1998; Rocín-AODA Vols. I al IX -en edición-) se han recopilado alrededor de 400 registros de la especie incluidos los obtenidos por escuchas, repartidos por todos los meses del año y concentrándose la mitad de ellos en dos únicas localidades: Estanca de Escorón y Laguna de Sariñena.

Del resto, buena parte corresponden a otros humedales de la comarca de Las Cinco Villas (lagunazo del Moncayuelo, balsa de la Bueta, embalses del Sabinar y Valdelafuén, estancas de Castiliscar y del Gancho, laguna de Dos Reinos y regadíos/arrozales de Alera, Tauste y Ejea de los Caballeros), además de la laguneta de la Estación de Sariñena, Estanque de Codero-Sena y otras zonas húmedas repartidas por el Valle Medio y Bajo del río Cinca (Mequinenza, Albalate y Alcolea de Cinca, Balsa de Rafales-Esplús, Monreal y Mas Blanc-Fraga, Hondo de La Unilla-Candasnos, embalses del Pas y San Salvador, arrozales de Selgua y San Miguel de Cinca, La Noria-Santa Lecina, Fonz y riberas del Cinca a su paso por Monzón y Fraga).

Laguna del Cañizar en la provincia de Teruel
Humedal restaurado recientemente y ocupado por la especie
En 2011 se estimó la existencia de hasta tres posibles territorios
Fotografía: Francisco Javier Sampietro
Destacan también las numerosas citas recopiladas tras su reciente restauración en la laguna turolense del Cañizar (Cella-Villarquemado), donde en la primavera del año 2011 se llegó a estimar la existencia de hasta tres posibles territorios ocupados (Rocín Vol. VII). Otras zonas destacables que acumulan varias observaciones a lo largo del tramo medio del río Ebro, son la R. N. de los Sotos y Galachos del Ebro (La Alfranca y El Burgo) con un último y reciente dato de un ave oída en La Alfranca a finales de marzo 2017 (AODA Vol. IX -en edición-), carrizales de Alfajarín y de Los Fornazos-Boquiñeni, y galacho de Juslibol donde ha sido citada en al menos dos ocasiones.

En el Bajo Aragón se ha observado varias veces en las estancas de Alcañiz y Chiprana, y se conoce también un dato para la Hoya de San Blasé. Otras localidades aragonesas en las que se han recogido puntuales observaciones, son las lagunas de Gallocanta y Guialguerrero-Cubel, cuenca del río Aranda, Torralba de Ribota, Ojos de la Rifa-Caminreal, El Planerón de Belchite, Salada de Agón y Balsa de Puilatos-Zuera.

En el Alto Aragón también se recopilan algunas citas aisladas en varios humedales de la Hoya de Huesca (albercas de Loreto y Castilla, carrizal y arrozales de Sangarrén-Vicién, embalses de Valdabra, Puipullín y La Sotonera), además de tres únicos datos ubicados en las estribaciones pirenaicas: un macho juvenil que colisionó contra un tendido eléctrico y que fue apresado por un perro cerca del río Gállego-Biescas a comienzos de diciembre de 2006 (Rocín Vol. VI), otro individuo que cruzaba andando la carretera de las Ventas de Santa Lucía-Graus a finales de abril 2008 (Rocín Vol. VII),
y un tercer registro correspondiente a un macho cantando en las Balsas de Bescansa-Jaca en abril 2015 (AODA Vol. IX -en edición-).

.- Estado actual de la población aragonesa:

El comportamiento altamente discreto del avetoro común y los hábitats por los que generalmente se distribuye, humedales de densa vegetación palustre, hacen que resulte difícil estimar su población reproductora si no es mediante la realización de censos específicos y exhaustivos, fundamentalmente basados en las escuchas de machos territoriales cantando antes del amanecer y al atardecer (White, G. et al. 2006).

Aunque sus poblaciones en el sur de Europa son eminentemente sedentarias, se acepta que aves procedentes del norte del continente invernan regularmente en nuestras latitudes (Diaz, M. et al. 1996), y son varios los datos obtenidos en Aragón de individuos registrados en localidades inusuales y en aparente paso migratorio.

Esta situación y el hecho de que los machos pueden emitir su característico canto a partir de los primeros días de febrero y hasta comienzos del verano, o incluso puntualmente durante el resto de año (tal y como se ha comprobado en nuestra región para los meses de otoño e invierno), unido a la intrínseca dificultad de su observación directa o la localización de nidos, hacen muy difícil el estimar con exactitud el grado de ocupación de los diferentes humedales donde la especie ha sido citada.

En el transcurso de los últimos 30 años y como ya se ha señalado en los apartados precedentes, su población reproductora únicamente ha sido objeto de un exhaustivo seguimiento en los humedales de las Cinco Villas y en la laguna de Sariñena, que pasan por ser las dos únicas zonas aragonesas donde la presencia de la especie ha sido más regular en el periodo de cría y también en la época invernal.

Ejemplar de avetoro hallado muerto en la alberca de Loreto
Son varias las citas recopiladas en este humedal oscense
7 de abril de 2012
En Sariñena, donde ya se comprobó su reproducción a mediados de los 80, los datos recogidos indican que pudo desaparecer temporalmente como nidificante hacia finales de esa década, recuperándose paulatinamente su población a comienzos de los 90 y especialmente a partir de los años 1995 y 1996 (Sampietro, F. J. et al. 1998), hasta alcanzar estimas máximas por encima de los 30 ejemplares en marzo de 2003 (Bueno, A. 2004 en Rocín Vol. V) y 22 machos territoriales censados en 2004 (Lekuona, J. M. et al. 2017), cifras que convirtieron a este humedal en el más importante para la especie en el conjunto de la Península Ibérica.

En años posteriores sus números disminuyeron considerablemente, con tan solo cinco machos detectados en la primavera de 2010 y tres individuos en otoño de 2011 (Lekuona, J. M. et al. 2017) además de varios registros de aves aisladas obtenidos durante el transcurso de los siguientes inviernos, hasta que de nuevo es localizado en época de cría para el periodo 2015-2018, llegándose a estimar la posible existencia de dos territorios en la temporada 2017 y certificándose la presencia de al menos un ejemplar en junio 2018 (AODA Vols. VIII y IX -en edición-; com. Aitor Mora).

La evolución de los núcleos ubicados en Las Cinco Villas y su dispersión geográfica, excepción hecha de la estanca de Escorón donde la especie parece haber ocupado al menos 2-3 territorios de forma más o menos regular durante las tres últimas décadas, se muestra muy fluctuante e irregular debido sobre todo a las condiciones hídricas de los diferentes embalses, pequeñas balsas y acequias de riego, donde hasta la fecha se ha sospechado su nidificación.

Avetoro sobrevolando la laguna de Pitillas (Navarra)
Localidad de alta relevancia para la especie
Fotografía: Alfredo Sánchez
La heterogeneidad de los humedales que el avetoro ocupa en Cinco Villas, caso de algunos machos territoriales que fueron detectados en época de cría y durante varios años consecutivos en pequeñas masas de carrizo de no más de 2.500 metros cuadrados (linderos de campos de arroz y ocasionales encharcamientos por falta de laboreo; Lekuona, J. M. et al. 2017), unido a la existencia de numerosas estancas, balsas de riego y lagunas potencialmente adecuadas para la especie (principalmente Moncayuelo y Dos Reinos), hacen que resulte muy complicado evaluar con exactitud el número real de aves presentes.

A comienzos de siglo entre los años 2001 y 2007, y en contraste con las cifras obtenidas en Sariñena, el número de machos censados en toda la zona se mantuvo muy bajo (entre 2 y 4) alcanzándose una estima máxima de 9 machos para los años 2009 y 2010, y apreciándose una disminución en las temporadas siguientes con tan solo tres ejemplares detectados en 2015 (Lekuona, J. M. et al. 2017). 

Tal y como ya se ha señalado en esta nota, los datos más recientes obtenidos indican que la especie ha continuado estando presente en los humedales cincovilleses tanto en el periodo de cría (estanca de Escorón y zonas de arrozales) como en los meses de invierno (laguna de Dos Reinos y la propia estanca), aunque las cifras máximas alcanzadas en Escorón en ningún caso han llegado a superar los tres individuos.

Al respecto de su presencia en años recientes en la laguna del Cañizar (con hasta tres posibles territorios en los años 2011 y 2012; Rocín-AODA Vols. VII y VIII), los bajos niveles de inundación en las primaveras siguientes imposibilitaron su asentamiento en este humedal turolense y tan solo se conocen algunos datos de ejemplares aislados en mayo de 2016 (AODA Vol. IX -en edición-) y abril/mayo de 2019 (com. Aitor Mora).

Carrizales de La Noria-Santa Lecina (San Miguel de Cinca)
Localidad donde probablemente ha nidificado el avetoro
Presencia continuada para el periodo 2004-2009
Fotografía: Alberto Bueno
En el resto de zonas húmedas aragonesas donde la especie ha venido siendo citada con cierta frecuencia a lo largo de las tres últimas décadas, e incluyendo las referencias obtenidas durante los trabajos de realización del Atlas de Aves Nidificantes con observaciones en periodo reproductor en la laguna de Gallocanta y Valle del Cinca (Pelayo, E. y Sampietro, F. J.; 1987-1991), no constan datos fidedignos que demuestren su nidificación en ninguna de ellas.

No obstante es probable que en determinadas temporadas que acumulan mayor número de registros, el avetoro haya llegado a reproducirse en alguno de los humedales del Valle Medio y Bajo del Cinca. Este sería el caso a comienzos de los 90 del tramo final del río Cinca entre Fraga y su desembocadura en el Ebro (Aiguabarreig de Mequinenza), y especialmente los carrizales de La Noria-Santa Lecina (San Miguel de Cinca) para el periodo 2004-2009, siendo además varias las citas obtenidas durante los meses de paso y la época invernal en el resto de zonas húmedas del Valle del Cinca, cuyo detalle ha sido reseñado en el apartado precedente.

En las lagunas de Gallocanta y Guialguerrero, tan solo se conocen algunos datos de ejemplares aislados para los meses de abril 1992, mayo 1995, abril 2005 y marzo 2014, mientras que en la Hoya de Huesca se han recopilado al menos 18 registros entre los años 2000 y 2019 (Rocín-AODA Vols. I al IX; com. Aitor Mora), repartidos por los meses de noviembre (n=1), diciembre (n=2), enero (n=1), febrero (n=1), marzo (n=4), abril (n=5), mayo (n=2), junio (n=1) y julio (n=1).

Por otra parte y en lo concerniente a su posible presencia como reproductor en el tramo medio del río Ebro y comarca del Bajo Aragón, la práctica totalidad de la veintena de registros obtenidos durante los últimos 30 años corresponden a aves detectadas fuera del periodo de cría, con tan solo un único dato de un ejemplar macho inmaduro que fue recogido atropellado en la estanca de Alcañiz a mediados de abril de 2014 (AODA Vol. VIII).

Avetoro común (Botaurus stellaris)
Carrizales de La Noria en el Valle del Cinca (Huesca)
1 de mayo de 2007
Fotografía: Jesús Lavedán
A modo de conclusión y atendiendo a los datos más recientes obtenidos, mayoritariamente basados en estimas de la presencia de machos territoriales en periodo reproductor, el estado actual de sus poblaciones en la región se mantiene bajo mínimos y únicamente parece mantener núcleos estables en la comarca de Las Cinco Villas y laguna de Sariñena, sin descartar la ocupación ocasional de otros humedales como la laguna del Cañizar en Teruel o algunos carrizales situados en el Valle del Cinca en Huesca.

Las cifras máximas de su presencia reciente en Aragón fueron obtenidas durante el transcurso de la primera década del presente siglo, cuando en los años 2003 y 2004 se llegaron a estimar 20-30 machos territoriales en Sariñena, y hasta nueve ejemplares para finales de década en el conjunto de los humedales de Las Cinco Villas (fundamentalmente Escorón), si bien su presencia en Sariñena disminuyó considerablemente hasta detectarse tan solo cinco machos en la primavera de 2010.

Además y en esa misma década, es muy probable que el avetoro nidificase en los carrizales de La Noria-Santa Lecina (periodo 2004-2009) y posiblemente en otros humedales del Valle Medio y Bajo del Cinca, sin descartar tampoco su presencia puntual en otras localidades aragonesas donde se recogieron varios registros en época de cría (fundamentalmente en la comarca de la Hoya de Huesca).



A partir de 2011 y hasta la fecha, tanto en Sariñena como en los humedales de Las Cinco Villas no parece haberse superado en ninguna temporada la existencia de un máximo de 2-3 posibles territorios ocupados en cada una de las referidas zonas, aunque sí es reseñable su reciente asentamiento en la laguna del Cañizar con hasta tres posibles territorios en 2011 y 2012. En cualquier caso, el cómputo total de territorios estimados actualmente en Aragón no superaría la cifra de diez.

Alberto Bueno Mir
Administrador Blog AODA

Fuentes bibliográficas:

.- Bertolero, A. y Soto-Largo, E. (2003). Avetoro común Botaurus stellaris. En: Atlas de aves reproductoras de España. Martí, R. y Del Moral, J. C. (Eds.). Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Sociedad Española de Ornitología. Madrid, p: 104-105.
.- Bueno, A. (Coord.). Rocín Vol. V (2004). Anuario Ornitológico de Aragón 1999-2003. SEO-Aragón.
.- White, G., Purps, J. y Alsbury, S. (2006). The Bittern in Europe: a guide to species and habitat management. The RSPB, Sandy.
.- Bueno, A. (Coord.), 2010. Rocín vol. VI: Anuario Ornitológico de Aragón 2004-2007. Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón. Zaragoza.
.- Bueno, A., Rivas, J. L. y Sampietro, F. J. (Coord.), 2013. AODA vol. VII: Anuario Ornitológico de Aragón 2008-2011. Asociación Anuario Ornitológico de Aragón-Rocín y Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón. Zaragoza.
.- Bueno, A., Rivas, J. L. y Sampietro, F. J. (Coord.), 2017. AODA vol. VIII: Anuario Ornitológico de Aragón 20012-2014. Asociación Anuario Ornitológico de Aragón-Rocín y Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón. Zaragoza.
.- C.EE.AA. (2007). Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón. Alcántara, M. (Coord.). Gobierno de Aragón, Departamento de Medio Ambiente.
.- De Juana, E. (1990). Áreas importantes para las Aves en España. Monografías SEO, 3. SEO. Madrid.
.- Diaz, M., Asensio, B. & Tellería, J. L. (1996). Aves Ibéricas I. No Paseriformes. J. M. Reyero. Madrid..- Sampietro, F. J.; Pelayo, E.; Hernández, F.; Cabrera, M. y Guiral, J. (1998). Aves de Aragón Atlas de Especies Nidificantes. Diputación General de Aragón-Ibercaja. Zaragoza.
.- Garrido, J. R., Molina, B. y Del Moral, J. C. (Eds.) 2012. Las garzas en España, población reproductora e invernante en 2010-2011 y método de censo. SEO/BirdLife. Madrid.
.- Lekuona, J. M., Guerrero, J., Sagaste, F. y Barrachina, P. (2017). La población de avetoro común (Botaurus stellaris) en Aragón y su evolución. Anuario Ornitológico de Aragón AODA, Vol. VIII pp. 17-29. Asociación Anuario Ornitológico de Aragón-Rocín y Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón. Zaragoza.
.- Madroño, A., González, C. & Atienza, J. C. (Eds.) 2004. Libro Rojo de las Aves de España. Dirección General para la Biodiversidad-SEO/BirdLife. Madrid.
.- Pelayo, E. y Sampietro, F. J. et al. (1998). En: Aves de Aragón-Atlas de especies nidificantes pp. 66-67. Diputación General de Aragón. Zaragoza.
.- Rivas, J. L., Sampietro, F. J. y Sanz, J. (Coord.), 2019. AODA vol. IX: Anuario Ornitológico de Aragón 2015-17 (en edición). Asociación Anuario Ornitológico de Aragón-Rocín y Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón. Zaragoza.
.- Soto-Largo, E. (2002). Censo y seguimiento de la población reproductora de Avetoro Común y valoración de las zonas de importancia para la conservación de la especie en Aragón. Informe inédito para Departamento de Medio Ambiente. Diputación General de Aragón.
.- Urdiales, C. (1992). El avetoro (Botaurus stellaris) en España. Base documental para su gestión. Informe inédito. ICONA, Madrid.