jueves, 9 de abril de 2015

AVES LIMÍCOLAS EN PASO POR LOS HUMEDALES ARAGONESES

Aunque la importancia de Aragón -al ser una región interior- para la presencia en paso del grupo de las limícolas es relativamente baja, si son varios centenares o incluso algunos millares de aves las que utilizan regularmente los diferentes medios acuáticos aragoneses en el transcurso de sus migraciones.

Los contingentes de aves que crían en el norte y este de Europa y en las estepas siberianas invernan en gran número a lo largo de las costas atlánticas europeas y del oeste de África (Barbosa, A. 1997), atravesando en su ruta migratoria la Península Ibérica y recalando entonces en algunos lugares apropiados del interior, que son utilizados para alimentarse y acumular las reservas de grasas necesarias para superar con garantías su esfuerzo migratorio.


Archibebes comúnes y combatientes en Quinto, Zaragoza
Huerta y ribera inundada del Ebro; primavera 2015
Fotografía: Manuel Galán
En Aragón, la distribución y calidad de estas "zonas de abastecimiento" es muy variable y depende en gran medida de los niveles hídricos de los diferentes humedales. No obstante y como ocurre con otras especies vinculadas a los medios acuáticos, la Depresión Central del Valle del Ebro -y sus zonas húmedas asociadas- podría actuar como improvisado corredor migratorio entre el Atlántico y los humedales litorales de la costa mediterránea, utilizados también como vía de vuelo por muchas aves en su ruta hacia el Mediterráneo Occidental y el continente africano.

Las lagunas de Gallocanta y Zaida, y en menor medida Sariñena, la propia ribera del Ebro y una importante superficie destinada al cultivo del arroz (que a finales del pasado siglo alcanzó las 12500 Has.), han venido siendo consideradas como las áreas principales de reposo para estas aves en la región aragonesa (Bueno, A. 1995).


Ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus) en Quinto, Zaragoza
Ave limícola de presencia ocasional en Aragón
2 de abril de 2015
Fotografía: Manuel Galán
Aún así su importancia relativa en el contexto regional ha venido mostrándose muy fluctuante en las últimas décadas, debido fundamentalmente a los periodos naturales de inundación de Gallocanta y su cuenca, la regulación artificial de la antigua cubeta endorreica de Sariñena (con un nivel de agua constante y el desarrollo de una orla de carrizal que impide la existencia de playas despejadas) y una significativa reducción de la superficie de arrozales.


Las mayores extensiones de tablas de arroz y cultivos herbáceos de regadío (que periódicamente son inundadas), se sitúan en las comarcas de Las Cinco Villas, Monegros y Bajo/Medio Cinca. En años recientes la construcción de nuevos pantanos de riego o abastecimiento en la "zona llana" o en terrenos abiertos, ha supuesto la creación de nuevos humedales con características mucho más apropiadas que los tradicionales pantanos de montaña (de aguas muy profundas y orillas escarpadas).


Chorlitejo grande y correlimos común en un arrozal aragonés
Dos de las especies comunes en los pasos migratorios
Fotografía: Manuel Galán
Así, destacan por su capacidad de acogida para las aves limícolas los embalses de La Loteta y San Salvador, que se unen a otros humedales históricos como La Sotonera o los situados en Las Cinco Villas, además del conjunto de lagunas naturales de la plataforma Bujaraloz-Sástago (en años favorables) o las saladas de Alcañiz-Chiprana y Bajo Cinca. Ocasionalmente y en coincidencia con avenidas extraordinarias del cauce del río Ebro -caso de la presente primavera-, la ribera inundada de la principal arteria aragonesa puede presentar cifras muy destacadas de limícolas en paso.


Embalse de San Salvador en el Valle del Cinca, Huesca
Humedal de reciente construcción con orillas someras
Fotografía: Alberto Bueno
Fuentes:

.- Bueno, A. 1995. Las aves limícolas de Aragón. Revista Lucas Mallada, 7: 77 a 104. Instituto de Estudios Altoaragoneses (Diputación de Huesca).
.- Barbosa, A. (Coord.) 1997. Las aves limícolas en España. Colección Técnica, Ministerio de Medio Ambiente. Organismo Autónomo Parques Nacionales (Ed.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario