lunes, 9 de junio de 2014

COLIRROJO TIZÓN (Phoenicurus ochruros) Y AVIÓN ROQUERO (Ptyonoprogne rupestris) COMPARTEN NIDO: UN CURIOSO CASO DE RELACIÓN INTERESPECIFÍCA EN TAREAS DE REPRODUCCIÓN

Aunque existen bastantes referencias bibliográficas que hacen mención a las relaciones intraespecíficas de algunas aves durante el periodo reproductor, son mucho más escasas las referidas a casos de cooperación interespecífica de cría compartida entre dos especies diferentes, excluyendo claro está las relativas a las aves que realizan parasitismo de puesta (como el cuco o el críalo). 

Quizás el caso más conocido de relación/cooperación intraespecífica y por tratarse de una especie muy cercana a nosotros, sea el del abejaruco europeo (Merops apiaster). Especie monógama en la que machos y hembras permanecen unidos año tras año -siempre que ambos sobrevivan- y en la que son habituales las cebas en las que el macho aporta comida a la hembra días antes, durante y después de la puesta. 

Macho de abejaruco europeo (Merops apiaster)
Aportando ceba a una hembra
El Frago, Zaragoza; mayo de 1995 / 
Fotografía: Ricardo Vila
Galería Fotografías de Autor "Blog del Rocín"


Se calcula que aproximadamente el 20% de las parejas  de abejaruco europeo disponen de entre uno y cuatro "helpers" que ayudan en las tareas reproductivas, fundamentalmente machos no reproductores y juveniles en su segundo año calendario, que asisten a la pareja nidificante guardando el nido y capturando presas para los pollos (Avery, et. al., 1988; Hoi, et. al., 2002; Horváth, et. al., 1992).

A mediados del pasado mes de mayo y en el paraje conocido como las "Canteras de Torrijos" en los alrededores de Jaca (Huesca), Agustín Ruiz localizó una pareja de colirrojos tizones (Phoenicurus ochruros) que se había acomodado en un nido de avión roquero (Ptyonoprogne rupestris) y en el cual la hembra de colirrojo se encontraba incubando la puesta.

El día 4 de junio Agustín regresó a la zona y se llevó una gran sorpresa al ver que los que cebaban a los cuatro pollos nacidos, resultaron ser una pareja de aviones roqueros que se encontraban instalados en otro nido situado a tan solo un metro de distancia y en el que igualmente se hallaban empleados en la tarea de incubar su propia puesta.


Avión roquero (Ptyonoprogne rupestris) cebando a los pollos
de la pareja de colirrojos tizones (Phoenicurus ochruros)
Sus respectivos nidos se encontraban situados a un metro de distancia
Canteras de Torrijos, Jaca; 4 de junio de 2014
Fotografía: Agustín Ruiz
Durante un control de dos horas, el autor observó como uno de los aviones realizaba tareas de limpieza de excrementos y como hostigaba y perseguía constantemente a los colirrojos. En este periodo de tiempo anotó un total de 29 aportes de comida a los pollos, repartidos de la siguiente forma:

Avión roquero: 16 cebas
Hembra de colirrojo tizón: 12 cebas
Macho de colirrojo tizón: 1 ceba


Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), hembra cebando a su prole y
ocupando un viejo nido de avión roquero (Ptyonoprogne rupestris)
Los pollos también eran atendidos por una cercana pareja de aviones
Canteras de Torrijos, Jaca; 4 de junio de 2014
Fotografía: Agustín Ruiz

De entre toda la literatura consultada para ilustrar este interesante episodio de etología, cabe destacar el trabajo de Shy, M.M. (1982), por ser uno de los primeros en sugerir diferentes causas que explican este tipo de comportamiento de alimentación interespecífica entre aves, en la que los adultos de una especie alimentan a los pollos de otra especie.

Marilyn M. Shy, distingue hasta siete diferentes situaciones y señala que no todas ellas tienen porque ser exclusivas. Así, sugiere las siguientes razones:

1.- Que dos aves mezclen sus puestas
2.- Que el nido original de una de ellas o su nidada haya sido destruido
3.- Que los nidos se encuentren situados muy cerca
4.- Que las llamadas de los pollos estimulen este comportamiento
5.- Que pájaros huérfanos sen adoptados temporal o permanentemente
6.- Que el macho de una especie alimente a otra, mientras su pareja incuba
7.- Que un ave pierda su pareja y encuentre otra especie sin pareja en su nido

De acuerdo con el minucioso relato y la extraordinaria documentación gráfica remitida por Agustín, parece obvio que las únicas razones que concuerdan con este caso son la proximidad en la ubicación de ambos nidos y la asincronía de puesta entre ambas especies, lo que puede haber llevado al macho de avión roquero (cuya hembra es la única encargada de la incubación) a atender a las llamadas de demanda de alimento de los pollos del colirrojo tizón y en espera de la eclosión de su propia puesta.


El macho de avión roquero alimentando a los pollos de colirrojo tizón
En la imagen se aprecia la ubicación de ambos nidos
La hembra de avión roquero permanece incubando su puesta
Canteras de Torrijos, Jaca; 7 de junio de 2014
Fotografía: Agustín Ruiz
En visitas posteriores a la zona, Agustín ha podido comprobar que los aviones roqueros -a la sazón "copadres adoptivos"- han continuado con este comportamiento y como los jóvenes colirrojos han completado su periodo de crianza abandonando el nido hoy día 9 de junio. El más pequeño de los pollos estaba siendo alimentado por la pareja de colirrojos tizones en una zona de zarzales y arbustos próxima al nido, mientras que al menos uno de sus hermanos ya volaba bastante bien a unos 50 metros de su emplazamiento.

Independientemente de otros varios aspectos a considerar en este episodio de cría compartida, como podría ser el hecho de tratarse de dos especies con requerimientos tróficos similares y en especial la relevancia que supone que los colirrojos hayan utilizado como nicho un antiguo nido de aviones roqueros (quizás originalmente construido por la propia pareja "adoptiva") y dejando de lado las consideraciones recogidas por otros autores -ver por ejemplo Riedman, M. L. (1982)- , que tratan sobre posibles estrategias socioecológicas e implicaciones evolutivas en este tipo de comportamientos (con ventajas asociadas a la adquisición de experiencia parental por parte de la especie adoptiva o incluso como mero altruismo recíproco), lo que si parece claro -tal y como nos señala el propio Agustín-, que los más beneficiados de este "desliz reproductivo" han resultado ser los propios pollos del colirrojo.

En pocos días y de forma exitosa han recibido "doble ración" de alimento, lo que les ha permitido salir adelante sin mayores problemas. Lo que no sabemos con certeza, es la forma y manera con la que sus "padres biológicos" han aceptado esta improvisada ayuda y lo que para ellos ha significado. A juzgar por el comportamiento "algo agresivo" mostrado por los aviones durante todo el proceso, no parece que el término cooperación interespecífica sea el más adecuado para calificar este evento.

Decir por último que dada la especificidad de este tipo de comportamientos -difíciles de observar y precisar en el campo-, es muy posible que estos "deslices reproductivos" sean más comunes de lo esperado. Es muy de agradecer a Agustín, el que nos haya hecho participes de tan singular historia.

Alberto Bueno
Comité Editorial, 2014
Anuario Ornitológico de Aragón-Rocín

Fuentes:

.- Shy, Marilyn Muszalski. 1982. Interespecific feeding among birds. J. Field. 53 (4): 370-393.
.- Riedman, Marianne L. 1982. The Evolution of Alloparental Care and Adoption in Mammals and Birds. The Quarterly Review of Biology 57 (4): 405–435.
.- Avery, M., J. Krebs, A. Houston. 1988. Economics of courtship-feeding in the European bee-eater (Merops apiaster). Behavioral Ecology and Sociobiology, 23/2: 61-67.
.- Hoi, H., C. Hoi, J. Kistofic, A. Darolava. 2002. Reproductive sucess decreases with colony size in the European bee-eater. Ethology, Ecology & Evolution, 14: 99-110.
.- Horváth, G., M. Fischer, T. Szekely. 1992. The delivery of surplus prey to the nest by a pair of bee-eaters (Merops apiaster). Ornis Hung, 2: 11-16.
Avery, M., J. Krebs, A. Houston. 1988. Economics of courtship-feeding in the European bee-eater (Merops apiaster). Behavioral Ecology and Sociobiology, 23/2: 61-67.

6 comentarios: